viernes, 31 de julio de 2009

Dinamómetro: Camaro 2010 600 hp 31/Jul 09

Si alguna vez la palabra "dinamómetro" apareció en alguna lectura técnica, de autos o de ingeniería, el siguiente video (click en el link) muestra uno de ellos en pleno funcionamiento, recibiendo casi 600 caballos de fuerza de un Camaro 2010 con unos ajustes que le dan esa cifra de poder. Es muy simple, unos rodillos en el piso registran la fuerza aplicada a ellos a través de los neumáticos de tracción del auto, en este caso traseros. Se realiza una aceleración hasta el límite del motor y así se conoce la cifra real de HP de cada motor. Es impresionante el sonido de este Camaro modificado, que lo disfruten!!!

lunes, 8 de junio de 2009

El duelo... 8/jun 09

Aficionados que viven la intesidad del fuuuuu...................... perdón... de los autos... cortesía de MotorTrend USA el duelo de titanes de este siglo:

viernes, 5 de junio de 2009

Rústico? 5/jun 09

Colaboración del texticulero (o sea, el dueño del texticulario):

"Letras todoterreno: la pasión de escribir 'hummer' y 'jeep' y ver qué tan lejos llegan".

deivis&words: un clásico

viernes, 22 de mayo de 2009

¿Qué modelo es? 21 may/09

¿Prefiere el último rugido de la moda motor o le gusta ahorrar y sabe esperar oportunidades?

Cuando usted compra o vende un auto, una de las primeras preguntas que se hace es ¿qué modelo es? La respuesta usualmente indica el año/modelo del auto y no propiamente el grupo al que pertenece. Podrá usted contestar, es un modelo pick up, o un modelo sedán, o deportiv

o, etc. Pero en lugar de eso, uno contesta, es modelo noventa y tantos, o dos mil y feria.


Y fuera de las inexactitudes de la lengua o de los modismos, lo correcto sería preguntar y responder, como hacen en inglés ¿What year is it?


¿Pero cómo le hacen las marcas para definir qué año es un auto? Pura cuestión de mercados. Comunmente el año/modelo de un auto corresponde al año de ensamblado final, fecha impresa en la factura del vehículo y en los datos de la unidad que el distribuidor o agencia tienen en su poder. La fecha de compra del vehículo nada tiene que ver con el año/modelo.


Por ejemplo, el nuevo Ford Mustang anunciado como 2010, en realidad sale de las plantas ensambladoras de Ford en Estados Unidos en este 2009, pero como se trata de una actualización a la generación actual, se adelanta un poco la fecha de presentación como modelo 2010, para que los clientes que sean los primeros afortunados propietarios puedan decir durante un año y medio que su auto “es del año”. Se estira el tiempo pues, intentando detener un poco la devaluación de todo auto y aumentando un poco el poder adquisitivo del cliente, aunque sea psicológicamente (y funciona, de lo contrario no sería utilizada esta estrategia.


Pero no todo son estrategias maliciosas de mercadólogos malignos. La ventaja se pone del lado del comprador, cuando hay muchos autos del año/modelo pasado y ya están en puerta los nuevos. Es aquí cuando las agencias o las marcas regalan accesorios, seguro, placas, tenencia o hacen bonificaciones según el tipo de compra, para sacar rápido del inventario las unidades que se van quedando rezagadas. Otro ejemplo, una pick up pequeña, cuyo precio de lista es de 150 mil pesos por decir algo, si es modelo 2008 y estamos en el 2009 ya con miras a que lleguen los 2010, tendrá un buen descuento de parte de la agencia. Cuestión

de gustos y necesidades.


Por cierto que ahora en Mayo, dése una vuelta por las agencias automotrices para ver las últimas novedades y buscar alguna buena oportunidad de compra en los modelos

 de salida: Ford presentará el Fusion, Focus Hatchback y Mustang 2010. Seat actualizó al León, Alea Freetrack y presentará la nueva versión del Ibiza en 3 puertas. Chevrolet está por presentar el Camaro SS y versiones actualizadas del Malibú y otros modelos, por citar sólo algunos ejemplos.


Recuerde: ver no cuesta nada, y en el caso de los autos, hacer una prueba de manejo, tampoco.


¿Cuánto peso puedes manejar? 20 mayo/09

El tipo de licencia que yo o que usted tenemos determina en parte el peso que podemos manejar. Eso en papel, pero en realidad también la experiencia podría limitar nuestras habilidades al volante de más de 2 toneladas de peso.


Por citar un ejemplo, no es lo mismo manejar un Chevy o un Tsuru con uno o dos pasajeros, que en total apenas pasarán los mil kilos de peso, que una pick up, un SUV de tamaño grande, o cualquier vehículo arriba de 2 toneladas de peso en vacío. La dificultad aumenta más cuando el vehículo en cuestión está a su máxima capacidad y la báscula indica más de 3 toneladas de peso. Para ilustrar más el ejemplo, imagínese que usted maneja 3 Chevy o 3 Tsuru pero al mismo tiempo.


La dificultad aumenta, por supuesto, con la altura, longitud, potencia y antigüedad del vehículo, ya que entre más valor tenga cada uno de esos atributos, se vuelven más complicadas las maniobras. Sobre todo a altas velocidades.


Ni qué decir de los tractocamiones que, en teoría, cargan hasta 40 toneladas en cada semi-remolque que tiran (aunque en realidad, en México, desafortunadamete muchos transportistas sobrepasan por mucho los límites de carga de sus remolques o vehículos).


Y aunque cada persona tenga un modelo de auto, camioneta, motocicleta o medio de transporte en particular, alguna vez tendrá que cambiar por un nuevo modelo, manejará uno prestado o rentará uno por diversión o

 necesidad. El punto de todo esto, es que, todos los vehículos se manejan diferente y es muy recomendable tener experiencia antes de emprender un viaje largo o cargar un vehículo hasta sus límites.


Recomendaciones para manejar un vehículo de mayores dimensiones que el propio o el acostumbrado (válido para autos, pick-ups, motocicletas, SUV’s o vehículos de carga):


1. Inspeccione visualmente el tamaño del nuevo vehículo y compárelo con el suyo para que tenga puntos de referencia al momento de maniobrar o conducir en carretera.

2. Antes de lanzarse a conducir, ajuste el asiento, espejos retrovisores, volante (si es posible), altura de cinturón de seguridad, etc.

3. Practique un poco en algún estacionamiento o en calles de poca circulación para que se familiaric

e con la potencia del vehículo y su peso. Sienta cómo acelera, frena y cambia de velocidades.

4. Si es un vehículo de carga como una pick up o camioneta de doble rodado de 3 y media toneladas, recuerde que al ser cargadas acelerarán más lento y frenarán en mayor distancia que sin carga. De igual forma deberá de tener más cuidado al dar vuelta o hacer maniobras bruscas, ya que la carga se vuelve parte de la masa del vehículo.

5. Investigue si el tipo de vehículo que manejará puede transitar por donde usted planeó su ruta (doble rodado no puede circular dentro de ciertas zonas de seguridad, moto tipo cross o enduro sin espejos no puede circular en calles, cuatrimoto sin luz no puede circular de noche, etc.)

6. Asegure su carga con amarres adecuados (vea nuestra recomendación en el artículo de Eslingas), verifique que no se mueva de su lugar o que el viento de la carretera lo expulse fuera de su vehículo, esto podría causa

r daños a terceros o algún accidente grave. Durante el viaje haga paradas para descansar y aprovechar para revisar su carga.

7. Si va a transportar pasajeros (como en una van o SUV de más de 9 pasajeros), asegúre

se que todos lleven su cinturón, que no le obstruyan la visibilidad y nunca lleve más pasajeros del número de cinturones de seguridad o asientos disponibles en su vehículo.

8. Pregunte a alguien que tenga un vehículo como el que usted manejará las dudas que 

tenga respecto al funcionamiento o busque la capacitación adecuada según el tipo de vehículo que manejará (en México casi ni

nguna compañía pide comprobar la experiencia al volante cuando uno compra o renta vehículos especiales, desafortunadamente).

9. En carretera siempre recuerde que su vehículo puede que necesite más tiempo para rebasar, sobre todo en subidas o con carga máxima.

10.  En general, siempre cuide que su carga o pasajeros nunca excedan el límite de car

ga máximo, sobresalga demasiado de su vehículo (tanto en altura, como en anchura) o le obstruya la visibilidad hacia cualquier punto. También verifique que su licencia le permita manejar el tipo de vehículo y el peso de éste.


Y aunque la sobrecarga de vehículos puede parecer un deporte extremo en México y Latinoamérica (ver artículo de yipear en Colimbia), nigún constructor automotriz recomienda exceder los límites de carga de sus vehículos. Para verificar cuánto peso puede cargar su auto en cada eje, o cuánto peso en un remolque puede tirar, busque en su manual o en internet información de su vehículo. 


Ahora sí, usted puede responder ¿Cuánto peso puede manejar? Yo, hasta

 3.5 toneladas.


Foto tomada de Flickr del usuario SAGUAYO (creative commons)

http://www.flickr.com/photos/subzonica/2109918888/

lunes, 18 de mayo de 2009

Después de... 30 abril/09

...una cuarentena...


Aunque el término suena muy alarmista, y en realidad no hubo tal, sino una serie de acciones preventivas para contener la posibilidad de una pandemia, hoy retomamos nuestro servicio habitual con el fin de ofrecerle, como siempre, litros de a litro.


Y aprovechando este tiempo de vacaciones, no trabajo, ocio extra, semana santa extendida, cuarentena, o como quieran llamarle, uno de nuestros despachadores se aventó la imagen oficial de nuestra empresa. Agradecemos al despachador del turno nocturno (Sr. Sentidoscreativos), que en los ratos de pocos clientes se puso a dibujar nuestro logotipo corporativo que de ahora en adelante será nuestro distintivo de calidad.

viernes, 20 de marzo de 2009

Ferrari, con "F" de frustrado - 20 marzo/09

80 litros de Premium = $765.60


Me dijo uno de los despachadores, un viernes y a manera de chisme, que hace poco había pasado un carrazo rumbo a Manzanillo. Que lo iba manejando una muchachilla bonita, de no más de 25 años, pero que iba muy nerviosa. El despachador me dijo también, que ni siquiera se atrevió a ofrecer la revisión de agua, aire y aceite “no lo fuera a rayar”. Y sí, es típico que la manguera del aire o del agua raya un poco la pintura de los coches cuando se estira de más para tratar de llegar a la última llanta o al tanquecito del agua escondido. Me dijo que la muchacha pidió que llenaran el tanque “de la roja” para su coche rojo con un caballito negro sobre el fondo amarillo. El despachador asegura que le metió casi 80 litros de Premium al tanque del carrito ese. Carrito que porque estaba bien chaparrito, pero que traía un tanque igual o más grande que una Suburban porque seguramente no iba ya en la reserva, tal vez todavía le quedaba un cuarto o más en el tanque.


En fin, la verdad no le creí. Por estos rumbos no es casual ver esos coches. Bueno, de vez en cuando pasan por la autopista alguno que otro Porsche Boxter y muy de vez en cuando un 911 o un Cayman. Usualmente vienen con el tanque lleno desde Guadalajara y cuando regresan lo llenan en Manzanillo, así que es raro que paren en la Jazolinera. Alguien con un coche así sabe bien su destino y su ruta. Toman pocos riesgos y no hace paradas fuera de ruta, a menos que sea una emergencia.


Tres días después de ese comentario, el lunes, ya cansado de las horas de oficina, tomé la ruta larga a la casa. Un poco de carretera siempre le cae bien al motor y a la mente. La carretera más urbana de cualquier ciudad es un periférico. Así que ahí, aceleré por la rampa para incorporarme al carril derecho y al mismo tiempo para olvidar un poco los malos ratos de la oficina.


Cuando me fijo en el retrovisor, de repente me encandilaron unas luces muy brillantes. No eran las luces “altas”, sino luces de xenón. En lugar de intentar huir del halo blanco, mejor quité el pie del acelerador con la esperanza que rápido pasara el alumbramiento. Me equivoqué, pues este par de lámparas azulosas ni rebasaban ni se hacía a su carril derecho. Una verdadera molestia.


Con bandera blanca, decidí mejor salir de la vía rápida. Y justo antes de pisar el freno y anunciar mi salida con la direccional derecha pasó: El mismo carrito rojo. No ví el color, pero quien haya escuchado pasar un Ferrari a su lado, sabe que es un deportivo de esa marca por el simple sonido de su motor y su escape: la sinfonía callejera de un Fórmula 1.


Pocas veces se tiene la oportunidad de presenciar tal concierto a las 9 de la noche por una carretera de una zona económica “C”, con el mínimo del salario mínimo. Así que, naturalmente lo seguí con el afán de escuchar de nueva cuenta un susurro del cavallino rampante.


Con mucho temor me acerqué poco a poco para reducir la ventaja que sacó el Ferrari que ya estaba en el carril de baja, con miedo de espantarlo, como cuando uno quiere acariciar un perrito callejero y se va acercando poco a poco para no asustarlo, así lo alcancé. Hasta bajé las ventanas para escucharlo. Pero nada. Me acerqué un poco más para ver si se hería el ego del conductor  al ser alcanzado por una pick up americana con la mitad de potencia que su Ferrari. Tampoco nada. El Ferrari seguía en el carril derecho. Me armé de valor. Mucho valor. Puse la direccional para iniciar un rebase y esperar masoquistamente, que el Ferrari hiciera morder el polvo a mi poderosa pero lenta pick up. Pero nada. Así que ya en el carril izquierdo, lo único que queda es rebasar. Aceleré. El Ferrari no. Lo alcancé, me emparejé y no pude rebasarlo.


Aquí habría sido genial que el Ferrari acelerara y soltara su sinfonía de 8 cilindros o que yo lo hubiera “humillado” con otros tronadores 8 cilindros de músculo americano. Incluso podría citar miles de finales alternativos. Pero nada. No pasó nada. Sólo alcancé a ver las dos manos finas en el volante negro apuntando exactamente 10 para las 2. La cabellera alaciada, rubia, corta, sólo se movía por las imperfecciones del pavimento mal trazado de este tramo de carretera y no por el viento de las altas velocidades. Nunca pude ver más allá, si iba sola o acompañada. Sólo vi que iba nerviosa, muy nerviosa.


Imagino tal vez que muchos otros fanáticos de autos de revistas se le habrán emparejado como cuando se arriman a pedir autógrafos a las estrellas, o tal vez tiene miedo de manejar a más de 100 km/h una inversión de más de 4 millones de pesos, miedo de dañarlo, o miedo a pagar una reparación producida por un daño suyo. Tal vez iba aprendiendo a manejar (sí como no, para aprender en un chevy). Lo más cruel que se me ocurre es que en el asiento del copiloto iba su papá, o su amante, o su novio, o su hermano, o su mamá con fobia a la velocidad, con precauciones exageradas o qué se yo, su amiga que le aconsejó irse de reven a la playa en lugar de la ciudad. Tal vez era su primera salida en carretera. Tal vez tomó prestado el coche para el fin de semana sin permiso. Tal vez sus manos tan tensas sólo estaban cansadas. Y seguí pensando. Y malpensé que tal vez tenía miedo de mí, que sospechosamente me acerqué a su auto por detrás, sospechosamente me emparejé, sospechosamente no rebasé y frustradamente lo dejé ir cuando me regresé en el primer retorno que encontré. El miedo no anda en burro, anda en Ferrari o en camioneta...

¿Quiere cambiar de auto? Chevrolet 400 SS a la venta 19 marzo/09

Pasó por la Jazolinera un cliente con un camionetón a la venta. Dice que es motor grande pero lo llena con MAGNA, así que no hay tanto gasto. Con gusto le publicamos su anuncio ya que es uno de nuestros más leales clientes:


Chevrolet 400 SS (Paquete “K” Sport) Modelo 2000

Motor Vortec V8 5.7 lts.

Transmisión automática

Sistema de escape deportivo tipo Flowmaster

Aire Acondicionado

Equipo eléctrico (ventanas, seguros, espejos, cierre centralizado,  alarma a control remoto)

Asientos tipo capitán (2) con consola central

Tapicería de lujo con alfombras y tela en color gris acero

Estéreo AM/FM/CD original  de fábrica

Rines en aluminio de lujo, originales

Suspensión de trabajo pesado (sin modificar)

Caja de carga tipo California (flareside) con protector Bedliner

Color blanco

Únicamente 2 dueños

Tenencia y engomado 2009

Excelentes condiciones estéticas y mecánicas

Lista para modificar (tunning) o conservar original

Más información y prueba de manejo cel: 312 - 107 1777



Atentamente,

La gerencia de Jazolinera

jueves, 5 de marzo de 2009

Tome AIRE y paciencia... 5/marzo/09

Se le perdieron las llaves ¿y?


a) usted grita enojado

b) las busca desesperadamente por todo el piso, aunque sea de noche

c) pregunta a todos los transeúntes si se encontraron “de casualidad” unas llaves

d) las vocea en el súper o centro comercial

e) pone un anuncio con todos sus datos y los de las llaves

f) intenta forzar la cerradura de su automóvil

g) todas las anteriores y algunas cosas más


Así es, a la hora de perder las llaves de su vehículo usted debe poner en una balanza qué le representa más seguridad a su persona y a su vehículo, así como menor inversión de tiempo y dinero. Lo más fácil y económico es conseguir el duplicado. Aunque si no hay otra llave, en algunos casos es preferible romper una ventana, si es que se olvidaron dentro, y guardar el vehículo en una cochera cerrada, en lugar de dejar el auto en un lugar desconocido o con poca seguridad.


El peor escenario sería que no existe duplicado y se está en un lugar fuera de nuestra ciudad. Ahí sí que nos saldrá caro el remolque en grúa de nuestro vehículo o la visita de un cerrajero. La grúa podría ocasionar algún daño a nuestro vehículo que podría salir más caro a futuro, como el daño a uno de los ejes por un remolque inadecuado, daños o raspones a la pintura por el winch para subir el auto a la plataforma, daños a los neumáticos por el arrastre, etc. Lo más sensato sería llamar a un cerrajero de confianza o recomendado por conocidos que pueda trasladarse hasta el lugar del olvido y hacer ahí mismo, un duplicado que permita el arranque de su vehículo. Recuerde que algunos se quedarán con la alarma activada o tienen sensores electrónicos que impedirán el arranque. Todo eso deberá hacerlo del conocimiento del cerrajero para que tome precauciones y llegue “armado” con toda la herramienta necesaria.


Posteriormente deberá decidir si es necesario cambiar las cerraduras y el switch para tener nuevas llaves, así como nuevos controles remotos reprogramados para activar la alarma o una nueva. Sí, todo esto representa un gasto, pero a la larga es mejor invertir un poco que perder el valor total del vehículo por un robo.


Recuerde que lo mejor en estos casos de emergencias es tener mucha paciencia para resolver de la mejor manera la situación.



Atentamente,

La gerencia de Jazolinera

jueves, 19 de febrero de 2009

Sección MAGNA: Eslingas 19/feb/09

Una Ford Lobo 2008 blanca, doble cabina, llena su tanque de MAGNA en la Jazolinera

Buenas, ¿cuánto le ponemos? ¿Llena de la verde? Empieza en ceros... ¿le checo agua, aire, aceite?


La salida a Guadalajara es por ahí. Sale, se da la vuelta en el siguiente retorno y como dos kilómetros adelante está la desviación. Ahí tiene letrero, no hay pierde. Oiga, pero se le va a caer lo que trae ahí en la caja. No van a aguantar los mecatitos esos. Y más si piensa llegar hasta allá de un jalón. Usted va a decir que a mí qué fregados me importa, pero yo lo digo porque lo que lleva ahí se ve que le costó una buena lana. Luego si viene otro coche detrás y se le zafa la carga luego le van a echar la bronca los del seguro y los federales de la autopista y el dueño del coche y pa qué le cuento...


Hágale como los camioneros, cómprese unas de esas cosas que suenan como matraca y amarran y aprietan bien lo que sea

 que lleve uno arriba. Con esos amarran ellos sus cargas pesadas. Algunos usan cadenas ¿edá? pa’ los contenedores esos que vienen desde el puerto. Otros nomás ahí los llevan en la plataforma. Y los que llevan los rollos de lámina esos usan de las dos: cadenas y las cosas esas de tela con matraca. Así les dicen unos: matracas. Pero quién sabe cómo se llamen en verdad.


Ire, aquí adelantito hay una refaccionaria, se me hace que ahí venden las cosas esas que le digo. Por si quiere, yo diría que sí, que le invierta, así se puede ir usted más tranquilo y su carga más segura. Más vale ¿edá? prevenir que lamentar. Al cabo que estas trocas no se sientan con esa carga. Trae buen motor. Pero por eso mismo hay que amarrar bien lo que lleve uno ahí de carga.


¿Se lo lleno bien o al seis setenta? ¿Va a querer nota? Son 670, ahi le van 30 de cambio. ¿La refaccionaria? Sí ahí antes de la desviación que le digo a Guadalajara, ahí seguramente las encuentra. Ya si no hay, pues de perdis se compra una buena soga pa’ que le de unas dos, tres vueltas ahí y le haga un buen nudo. Bien apretado. Ándele, muchas gracias. ¡Que le vaya bien, que tenga buen viaje!


...


Nota de la gerencia: Una eslinga es un tramo de un material flexible y resistente, ya sea textil, fabricada a partir de fibras químicas o de cables de acero, utilizadas para amarrar, asegurar, jalar o levantar cargas pesadas. Algunas veces se combinan con grilletes (comúnmente conocidas como matracas) de seguridad que ayudan a tensar la eslinga con menor esfuerzo y más seguridad.


Cada eslinga tiene un propósito y una carga máxima y algunas no deben ser usadas para remolcar vehículos o cargas excesivamente pesadas. Cuando adquiera este útil equipo de seguridad asegúrese que cumpla con las más altas normativas de seguridad y que la resistencia sea la adecuada para la carga y uso que usted desea. Las puede adquirir por internet, en tiendas departamentales o de autoservicio, en refaccionarias o tiendas de accesorios automotrices.


Fotografía e información tomada de: http://www.eslinga.net/default.asp


Atentamente,

La gerencia de Jazolinera

miércoles, 11 de febrero de 2009

Sección AIRE: Día de la Jazolina 11/feb/09

Llega un turista a Colima, a la Jazolinera, mientras llena su tanque le pregunta al despachador acerca del Día de la Gasolina en las Fiestas de Villa de Álvarez:


¿Le checo la presión del aire? ¿A 30 libras o 32? No me pregunte cuál es la verdadera historia. Sólo soy un despachador de la Jazolinera. Aquí uno nomás escucha a los taxistas que vienen a echar gas, digo, jazolina a sus tsuritos y a los de las rutas que cargan diesel.


Dicen que es por tradición, que se juntaban con los tabladeros para hacer una cabalgata nocturna, y que de ahí viene. Porque cada gremio tenía su día, su cabalgata: los carniceros,  a los salineros, a los ganaderos y así. ¿Que para qué la cabalgata? Pos para que el temporal sea bueno, le rezan y le ofrendan a San Felipe de Jesús. Dicen que este año nomás va a ser de puros transportistas. Quién sabe por qué ¿edá? Lo que no va a faltar, como cada año, son los vestidos de mujer. Mucha gente va a ver el espectáculo que hacen: ahí andan repartiendo besos y bailando con los que agarran al pasón. Algunos se ofenden, pero pos quiera que no, es la cabalgata más vista por la gente de aquí.


Sí se divierte uno mucho, hay familias que se reúnen en las calles a ver la pasadera. Sacan sus sillas y todo. Algunos se echan en los hombros a los niños pa que alcancen a ver a los payasos, pero pos puro payaso vestido se encuentra uno jajajajajaja.


Se va a poner bien, siempre se pone bien. Se la recomiendo. Ahí pasa por las principales calles, viene desde el Centro de Colima y termina acá en la Petatera, pasan por el centro de La Villa. Ahí si puede llegue temprano, estacione su troca por la avenida y arriba de la caja de su pick up se sube unas sillas y ire... aguuuusto va a estar ahí viendo todo ¿eda? Ey, ya le digo... ¿Se lo lleno bien o que quede donde truene la pistola?


Son 350. ¿Quiere factura? ¡Ey, que le vaya bien!

martes, 10 de febrero de 2009

HOY, ¡GRAN APERTURA!

Pues la Jazolinera está de manteles largos: inicia operaciones en este segundo mes del año 2009 después de una ardua planeación estratégica y mercadológica.


Para comenzar, aquí están los servicios que ofrecerá esta estación de servicio:


MAGNA: Sección “regular” no por su contenido o calidad (como la magna de pemex), sino porque aquí se encontrará todo lo relacionado con el mundo automotor de los mortales. Es decir, aquí se hablará del segmento de mercado de clase media haciendo énfasis en lo útil que pueden ser los vehículos en una ciudad pequeña en México. Particularmente en algunas del occidente de nuestro país, las aledañas a la Jazolinera.


PREMIUM: Como este litro vale más caro, obviamente aquí estará la información acerca de marcas que “ofrecen más” al consumidor pero, lógicamente, “cuestan más”.


DIESEL: Considerado como el combustible “sucio” porque es utilizado principalmente por los automotores industriales y grandes, a últimas fechas se vuelve la “alternativa” para contaminar menos, pues a diferencia de las gasolinas normales rinde más un litro de diésel que de cualquier otro combustible al alcance del usuario común. Así que aquí se hablará de propuestas alternativas en los autos de consumo o bien, directamente del transporte industrial que usa este combustible.


AGUA Y ACEITE: Elementos que nunca podrán ser mezclados pero que son usados a la par por la mayoría de nuestros motores (excepto los refrigerados por aire, obviamente, como los extintos de Porsche y Volkswagen o los de la mayoría de motocicletas). Aquí se discutirán tópicos relacionados con las políticas de transporte y medio ambiente, noticias relevantes de la industria automotriz y de vez en cuando algunas notas económicas (ahora que dicen que están en la peor crisis de la historia automotriz).


AIRE: Exacto: para las llantas, pero también para refrescarnos con noticias que indirectamente tienen que ver con lo automotriz. Tal vez algún chiste de uno de nuestros despachadores pueda ser publicado aquí, si no es que lo censura la administración de la Jazolinera.


LITROS DE A LITRO: Éste será nuestra promoción permanente y servirá como el tópico principal de cada mes.


Así que bienvenidos a la primera Jazolinera, usted dice cuánto y de cuál le ponemos...


Atentamente, La Gerencia de Jazolinera.


viernes, 30 de enero de 2009

PRÓXIMAMENTE

Bienvenidos a este nuevo espacio. Próximamente comenzaremos a darle forma y llenar de buen contenido este blog creado para hablar de autos, pruebas de manejo, vialidades, costumbres y muchas cosas más relacionadas con nuestro transporte privado: el automotor...