jueves, 18 de agosto de 2011

2 ruedas

Después de casi 1 año de estar lejos de esta noble jazolinera, ahora retomaremos la administración para seguir escribiendo experiencias del mundo automotor desde el occidente de México.

Por ahora, me centraré en la experiencia de cambiar las 4 por 2 ruedas, un deseo de muchos adolescentes, jóvenes, adultos, adultos mayores, etc.

Hace ya casi 2 años logré ahorrar para comprar mi primera motocicleta. Opciones hay muchísimas ahora que en México se ofrecen marcas japonesas, chinas, estadounidenses, europeas, hindús y demás. Los precios son tan variados como los nombres de los modelos que se ofrecen.

Las características en la moto para principiante en un principio eran:
confiable,
diseño aceptable,
buen precio, o lo que se conoce como las BBB (buena, bonita y barata).

Pero al momento de comparar modelos, precios y marcas, esa primera lista aumentó y se añadieron más cosas que debía tener la primer moto, como el tamaño de las ruedas (grandes para evitar los baches y empedrados), el tamaño de la moto (para 2 pasajeros con asiento cómodo), el desplazamiento del motor (que tenga suficiente fuerza para cargar con mi humanidad en subidas y bajdas), las velocidades (por el tamaño de las ruedas, las motonetas automáticas quedaban descartadas) y sobre todo, los sistemas de seguridad, algo que en un auto es más fácil de identificar, pero en una moto de precio asequible era poco probable encontrar ABS, GPS, control de tracción y otras monadas de la electrónica moderna.

Las primeras opciones lógicamente eran las famosas y confiables motos de repartidor, esas que uno apenas ve pasar por la derecha, izquierda, centro de los carriles de las calles con una hielera atrás o cajota para las pizzas. Con el maltrato que sufren de varios motociclistas en jornadas de más de 10 horas los 7 días de la semana, las Honda Cargo 125 definitivamente son buena inversión y garantía de aguante para calles maltratadas. También está la eterna C90, esa cruza de motoneta y moto de trabajo que en varios programas de televisión han intentado destruir o sobrecargar sin éxito, ya que después de caer de varios pisos de altura, una c90 todavía arrancó y repartió varias cajas de pizzas. Lo malo es que para mi estatura es muy incómoda, y qué decir del pequeño asiento duro sobre la parrilla de trabajo que es un martirio para el segundo pasajero. Luego vinieron la Unicorn 150 y la Titan 150. Ambas comparten el motor, un poco más potente que la Cargo, pero el precio ya doblaba mi presupuesto de ese entonces.

Luego visité Yamaha, que siendo japonesa como Honda, tiene opciones similares en precio, tamaño y potencia. La Cargo 125 es parecida a la YB 125 y la Titan a la YBR. La C90 tiene su contraparte en Yamaha con la Crypton de carga y de 2 pasajeros. Esta última me tentó seriamente por el precio, de las más económicas en una marca japonesa. Pero el tamaño y el diseño me hizo hacer una oferta por la YBR 125. Y no es que quisiera que le bajaran al precio de lista, sino simplemente obtener el precio de contado con una operación de crédito corto. Algo que en muchos lotes de autos se utiliza comúnmente firmando pagarés o letras, pero que en esta ocasión no funcionó porque la agencia que visité no tenía "créditos de casa" o lo que es lo mismo, el gerente no se dignó a escuchar la propuesta. Ni modo. Tampoco entró en presupuesto la atractiva BW100, una motoneta con llanta lo suficientemente grande y ancha como para o caer en todos los baches de una calle en plena temporada de lluvias.

Luego peregriné por muchas mueblerías (sí, ahora las mueblerías venden motos, y por un tiempo vendieron autos), en busca de modelos atractivos de bajo precio, pero las marcas muchas veces impronunciables y los comentarios encontrados en internet y de voz de los expertos rápidamente me alejaron de esas vitrinas.

Suzuki, otra japonesa de buena reputación, me cautivó con su enorme scooter de 400cc Burgman. También tenía equivalente de trabajo y urbanas a las Honda y Yamaha, pero en ese tiempo la agencia cerró, luego cambió de domicilio y volvió a cerrar, así que a pesar de su buen diseño y precio, no era posible comprar una en agencia en este lado del País.

Por último visité a Kawasaki, otra japonesa que en México ya no oferta motos de baja cilindrada. La menor es la Ninja 250, una deportiva que no entraba ni en presupuesto ni en el ideal de compra como primer moto para ganar experiencia.

La sorpresa fue que el grupo importador de esa marca, también importa marcas chinas y de la India. Así que la Bajaj llenaba el hueco de modelos atractivos y de baja cilindrada que Kawasaki no podía surtir. Platicando con el vendendor, me hizo énfasis en las diferencias que tenían sus modelos con las japonesas ofertadas en México de motores similares (como todo buen vendedor, claro). Lo más destacable fueron las barras de protección para las piernas que venían en todas las motocicletas, esas barras que usan las motos de tránsito adelante de las piernas donde colocan luces de emergencia, sirenas y lo que se pueda colgar, pero que en realidad sirven para soportar el peso de la moto sin que ésta aplaste la pierna en caso de una caída. Otras monadas aparte del buen diseño y el precio relativamente bajo (comparado contra las japonesas), eran el tablero digital, los controles iluminados, el motor con doble bujía, los rines de aleación en lugar de rayos, freno de disco delantero, salpicadera trasera doble y una muy curiosa parrilla que sirve de descansapiés y evita que el vestido de las mujeres hindús se atore en la cadena y la rueda trasera (allá van sentadas como silla de montar para mujer, de lado y sólo de pasajeras).

Así que salí de ahí a buscar más referencias en internet, en talleres y donde se pudiera. Un vendedor de motos usadas fue el que me dio la mejor referencia: "es tan buena como una Honda y va a aguantar más. Están hechas para caminos maltratados de la India, soportan más peso y la tornillería (sic) es de muy buena calidad. No se va a aguadar en mucho tiempo".

La decisión estaba tomada, sólo faltaba completar el enganche y/o el pago total. La ganadora por la mejor relación precio/seguridad/calidad aparente fue la Pulsar 150 de Bajaj (en ese año todavía no salía la fabulosa Yamaha FZ16 que aunque más cara, más bonita). Así que después de hacer un depósito bancario, contrato de compraventa, pedido de la moto y compra de casco, un periodo medio tortuoso gracias a la poca ayuda del gerente en turno, por fin llegó la ansiada moto en color rojo cereza y pude ir a unos metros a llenarle el tanque, ya que la dan vacía como en todas las agencias de autos y motos. Luego fui por mi primer vuelta, a ganar experiencia y aprender a conducirla en el tráfico y la calle real. Efectivamente se apagó algunas veces al intentar arrancar desde parado, pero eso a todo mundo le pasó alguna vez en auto o en moto. Por cierto que ese primer día llovió y fue mi primer mojada en la calle. Día de estreno, definitivamente.

Sobra decir que como muchos que compran su primera moto, la experiencia de manejar una es casi nula. Sólo 2 lecciones tuve en una Suzuki 125 modelo 1991 antes de subirme a la nueva Pulsar que ahora ya suma varios miles de kilómetros.

Otro día escribiré el "estreno" que tuve con la primer caída y verán que los sistemas de seguridad, por más simples que parezcan, nunca salen sobrando.

jueves, 24 de junio de 2010

En mantenimiento...

A pesar de su reciente apertura, la Jazolinera está pasando por un periodo de remodelación para adaptarse a las nuevas políticas y normas anticontaminantes de todo el mundo. Durante este periodo, también estamos acumulando más kilómetros y anécdotas en 4 y 2 ruedas. Esperen pronto la reapertura de este espacio!

viernes, 31 de julio de 2009

Dinamómetro: Camaro 2010 600 hp 31/Jul 09

Si alguna vez la palabra "dinamómetro" apareció en alguna lectura técnica, de autos o de ingeniería, el siguiente video (click en el link) muestra uno de ellos en pleno funcionamiento, recibiendo casi 600 caballos de fuerza de un Camaro 2010 con unos ajustes que le dan esa cifra de poder. Es muy simple, unos rodillos en el piso registran la fuerza aplicada a ellos a través de los neumáticos de tracción del auto, en este caso traseros. Se realiza una aceleración hasta el límite del motor y así se conoce la cifra real de HP de cada motor. Es impresionante el sonido de este Camaro modificado, que lo disfruten!!!

lunes, 8 de junio de 2009

El duelo... 8/jun 09

Aficionados que viven la intesidad del fuuuuu...................... perdón... de los autos... cortesía de MotorTrend USA el duelo de titanes de este siglo:

viernes, 5 de junio de 2009

Rústico? 5/jun 09

Colaboración del texticulero (o sea, el dueño del texticulario):

"Letras todoterreno: la pasión de escribir 'hummer' y 'jeep' y ver qué tan lejos llegan".

deivis&words: un clásico

viernes, 22 de mayo de 2009

¿Qué modelo es? 21 may/09

¿Prefiere el último rugido de la moda motor o le gusta ahorrar y sabe esperar oportunidades?

Cuando usted compra o vende un auto, una de las primeras preguntas que se hace es ¿qué modelo es? La respuesta usualmente indica el año/modelo del auto y no propiamente el grupo al que pertenece. Podrá usted contestar, es un modelo pick up, o un modelo sedán, o deportiv

o, etc. Pero en lugar de eso, uno contesta, es modelo noventa y tantos, o dos mil y feria.


Y fuera de las inexactitudes de la lengua o de los modismos, lo correcto sería preguntar y responder, como hacen en inglés ¿What year is it?


¿Pero cómo le hacen las marcas para definir qué año es un auto? Pura cuestión de mercados. Comunmente el año/modelo de un auto corresponde al año de ensamblado final, fecha impresa en la factura del vehículo y en los datos de la unidad que el distribuidor o agencia tienen en su poder. La fecha de compra del vehículo nada tiene que ver con el año/modelo.


Por ejemplo, el nuevo Ford Mustang anunciado como 2010, en realidad sale de las plantas ensambladoras de Ford en Estados Unidos en este 2009, pero como se trata de una actualización a la generación actual, se adelanta un poco la fecha de presentación como modelo 2010, para que los clientes que sean los primeros afortunados propietarios puedan decir durante un año y medio que su auto “es del año”. Se estira el tiempo pues, intentando detener un poco la devaluación de todo auto y aumentando un poco el poder adquisitivo del cliente, aunque sea psicológicamente (y funciona, de lo contrario no sería utilizada esta estrategia.


Pero no todo son estrategias maliciosas de mercadólogos malignos. La ventaja se pone del lado del comprador, cuando hay muchos autos del año/modelo pasado y ya están en puerta los nuevos. Es aquí cuando las agencias o las marcas regalan accesorios, seguro, placas, tenencia o hacen bonificaciones según el tipo de compra, para sacar rápido del inventario las unidades que se van quedando rezagadas. Otro ejemplo, una pick up pequeña, cuyo precio de lista es de 150 mil pesos por decir algo, si es modelo 2008 y estamos en el 2009 ya con miras a que lleguen los 2010, tendrá un buen descuento de parte de la agencia. Cuestión

de gustos y necesidades.


Por cierto que ahora en Mayo, dése una vuelta por las agencias automotrices para ver las últimas novedades y buscar alguna buena oportunidad de compra en los modelos

 de salida: Ford presentará el Fusion, Focus Hatchback y Mustang 2010. Seat actualizó al León, Alea Freetrack y presentará la nueva versión del Ibiza en 3 puertas. Chevrolet está por presentar el Camaro SS y versiones actualizadas del Malibú y otros modelos, por citar sólo algunos ejemplos.


Recuerde: ver no cuesta nada, y en el caso de los autos, hacer una prueba de manejo, tampoco.


¿Cuánto peso puedes manejar? 20 mayo/09

El tipo de licencia que yo o que usted tenemos determina en parte el peso que podemos manejar. Eso en papel, pero en realidad también la experiencia podría limitar nuestras habilidades al volante de más de 2 toneladas de peso.


Por citar un ejemplo, no es lo mismo manejar un Chevy o un Tsuru con uno o dos pasajeros, que en total apenas pasarán los mil kilos de peso, que una pick up, un SUV de tamaño grande, o cualquier vehículo arriba de 2 toneladas de peso en vacío. La dificultad aumenta más cuando el vehículo en cuestión está a su máxima capacidad y la báscula indica más de 3 toneladas de peso. Para ilustrar más el ejemplo, imagínese que usted maneja 3 Chevy o 3 Tsuru pero al mismo tiempo.


La dificultad aumenta, por supuesto, con la altura, longitud, potencia y antigüedad del vehículo, ya que entre más valor tenga cada uno de esos atributos, se vuelven más complicadas las maniobras. Sobre todo a altas velocidades.


Ni qué decir de los tractocamiones que, en teoría, cargan hasta 40 toneladas en cada semi-remolque que tiran (aunque en realidad, en México, desafortunadamete muchos transportistas sobrepasan por mucho los límites de carga de sus remolques o vehículos).


Y aunque cada persona tenga un modelo de auto, camioneta, motocicleta o medio de transporte en particular, alguna vez tendrá que cambiar por un nuevo modelo, manejará uno prestado o rentará uno por diversión o

 necesidad. El punto de todo esto, es que, todos los vehículos se manejan diferente y es muy recomendable tener experiencia antes de emprender un viaje largo o cargar un vehículo hasta sus límites.


Recomendaciones para manejar un vehículo de mayores dimensiones que el propio o el acostumbrado (válido para autos, pick-ups, motocicletas, SUV’s o vehículos de carga):


1. Inspeccione visualmente el tamaño del nuevo vehículo y compárelo con el suyo para que tenga puntos de referencia al momento de maniobrar o conducir en carretera.

2. Antes de lanzarse a conducir, ajuste el asiento, espejos retrovisores, volante (si es posible), altura de cinturón de seguridad, etc.

3. Practique un poco en algún estacionamiento o en calles de poca circulación para que se familiaric

e con la potencia del vehículo y su peso. Sienta cómo acelera, frena y cambia de velocidades.

4. Si es un vehículo de carga como una pick up o camioneta de doble rodado de 3 y media toneladas, recuerde que al ser cargadas acelerarán más lento y frenarán en mayor distancia que sin carga. De igual forma deberá de tener más cuidado al dar vuelta o hacer maniobras bruscas, ya que la carga se vuelve parte de la masa del vehículo.

5. Investigue si el tipo de vehículo que manejará puede transitar por donde usted planeó su ruta (doble rodado no puede circular dentro de ciertas zonas de seguridad, moto tipo cross o enduro sin espejos no puede circular en calles, cuatrimoto sin luz no puede circular de noche, etc.)

6. Asegure su carga con amarres adecuados (vea nuestra recomendación en el artículo de Eslingas), verifique que no se mueva de su lugar o que el viento de la carretera lo expulse fuera de su vehículo, esto podría causa

r daños a terceros o algún accidente grave. Durante el viaje haga paradas para descansar y aprovechar para revisar su carga.

7. Si va a transportar pasajeros (como en una van o SUV de más de 9 pasajeros), asegúre

se que todos lleven su cinturón, que no le obstruyan la visibilidad y nunca lleve más pasajeros del número de cinturones de seguridad o asientos disponibles en su vehículo.

8. Pregunte a alguien que tenga un vehículo como el que usted manejará las dudas que 

tenga respecto al funcionamiento o busque la capacitación adecuada según el tipo de vehículo que manejará (en México casi ni

nguna compañía pide comprobar la experiencia al volante cuando uno compra o renta vehículos especiales, desafortunadamente).

9. En carretera siempre recuerde que su vehículo puede que necesite más tiempo para rebasar, sobre todo en subidas o con carga máxima.

10.  En general, siempre cuide que su carga o pasajeros nunca excedan el límite de car

ga máximo, sobresalga demasiado de su vehículo (tanto en altura, como en anchura) o le obstruya la visibilidad hacia cualquier punto. También verifique que su licencia le permita manejar el tipo de vehículo y el peso de éste.


Y aunque la sobrecarga de vehículos puede parecer un deporte extremo en México y Latinoamérica (ver artículo de yipear en Colimbia), nigún constructor automotriz recomienda exceder los límites de carga de sus vehículos. Para verificar cuánto peso puede cargar su auto en cada eje, o cuánto peso en un remolque puede tirar, busque en su manual o en internet información de su vehículo. 


Ahora sí, usted puede responder ¿Cuánto peso puede manejar? Yo, hasta

 3.5 toneladas.


Foto tomada de Flickr del usuario SAGUAYO (creative commons)

http://www.flickr.com/photos/subzonica/2109918888/